Como saber si tienes Intolerancia a la fructosa

Pensabas que estabas haciendo algo saludable al prepararte ese delicioso smoothie.

Pero ahora tus intestinos están rugiendo, grrrrrrrr

¿Podría ser por una intolerancia a la fructosa?

Para las personas con malabsorción de fructosa, una rodajita de sandía 🍉 o un puñado de pasas te puede llevar corriendo al baño 🚾 

¿Podría ser este tu caso?
No lo descartes, pues se estima que la tienen una de cada 3 a 4 personas 😱

Del 30-40% de los centroeuropeos afectados por la malabsorción de fructosa, alrededor de la mitad padece síntomas.

Y muchos de ellos no saben que tiene esta malabsorción, y ni siquiera comen mucha fruta sino otros alimentos con fructosa.

¿Qué es la fructosa, cuáles son los síntomas de intolerancia y cómo se diagnostica?

Te lo cuento todo a continuación, y si eres más de video, lo tienes debajo:

¿Qué es la fructosa y en qué alimentos se encuentra?

La fructosa es un pequeño azúcar que no sólo está presente en las frutas, jugos de frutas, algunas verduras y la miel, además del azúcar de mesa y muchos alimentos procesados. Hablando técnicamente, es un monosacárido, que es el tipo de carbohidrato más pequeño.

Cuando se unen 2 monosacáridos, forman lo que se llama un disacárido.

Algunos ejemplos muy conocidos de disacáridos son:

img-3

Y aparte de eso, la fructosa puede formar parte de cadenas más largas de carbohidratos, que son llamadas polisacáridos.

¿En qué formas encontramos la fructosa en los alimentos?

La encontramos muchas veces en su forma simple, como monosacárido en las frutas.

Pero también, la podemos encontrar como disacárido en el azúcar de mesa.

O incluso formando parte de polisacáridos como el fructano, que es un tipo de FODMAP (fermentable oligosaccharides, disaccharides, monosaccharides and polyols) presente en el ajo, la cebolla y el trigo, entre otros alimentos.

¿Dónde se encuentra la fructosa en el cuerpo humano?

En realidad no la encuentras prácticamente en su forma libre, pues apenas la ingieres el intestino la absorbe, y el hígado la metaboliza y transforma en glucosa u otras sustancias.

¿Quieres los detalles técnicos? Aquí va en el siguientes cuadro 

¿Cómo se absorbe la fructosa? 

La fructosa se absorbe en el intestino delgado en la membrana apical del enterocito, a través del transportador de glucosa 5 (GLUT5), específico para la fructosa, que la transporta en forma pasiva desde la luz intestinal hasta la sangre1

Otro monosacárido que también se absorbe a través del GLUT5 es el sorbitol.

Pero el mecanismo de absorción de la fructosa es aún más complejo.

Otro transportador de fructosa, de baja afinidad, es el GLUT2, que también sirve para absorber la glucosa y galactosa1

Este transporte también es pasivo (sin consumo de energía) y depende de la concentración de glucosa en la célula intestinal y la sangre.

Si hay altos niveles de glucosa en la luz del intestino, estimula el GLUT2 y facilita la absorción de fructosa.

Esto explica porque los intolerantes a la fructosa pueden absorber mejor la fructosa cuando comen glucosa.

Como por ejemplo que suelen tolerar bien el azúcar común, que está compuesto por glucosa y fructosa, siendo más fácil su absorción.

Pero si no hay glucosa, la absorción de fructosa disminuye considerablemente, hasta un 80-90%

Si además de la fructosa ingerimos moderada cantidad de sorbitol, se dificulta su absorción en el intestino, pues ambas compiten por el transportador GLUT5.

Una vez absorbida la fructosa a través del transportador GLUT5 o GLUT2, es transportada por la vena porta al hígado.

En el hígado es transformado en varios metabolitos intermedios que sirven para la producción de energía y glucosa.

img-5
Absorción de fructosa en el enterocito. Fuente: Intestinal Fructose and Glucose Metabolism in Health and Disease. Nutrients, 2020

Qué tan frecuente es la Intolerancia a la fructosa

Mucho más de lo que piensas.

Según la Asociación Andaluza de Patología Digestiva (AAPD), entre un 40% y un 60% de la población de nuestro país padece intolerancia a fructosa.

Sin embargo, la malabsorción de este azúcar está infradiagnosticado, ya que sus síntomas pueden confundirse con los de otras enfermedades digestivas.

Para que te hagas una idea, el Colon Irritable se estima que afecta del 5 al 30% de la población mundial y aproximadamente del 10 al 15% de la población de los Estados Unidos2

En un estudio con 209 personas con colon irritable, la tercera parte tenía malabsorción de fructosa3

Otra posible causa de que haya cada vez más casos de intolerancia y malabsorción de fructosa es el increíble aumento en su consumo.

Te pongo en contexto.

Aparte de las frutas y verduras, la fructosa se encuentra también en muchos alimentos procesados, principalmente como parte del Jarabe de maíz de alta fructosa (HFCS – high fructose corn syrup).

Este edulcorante se encuentra en muchos refrescos y dulces procesados.

La industria alimentaria lo utiliza en lugar de azúcar porque su producción es barata debido a que el maíz es abundante y económico.

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el consumo de HFCS ha aumentado en más del 1000% entre 1970 y 19904 , con un consumo anual de fructosa que ha aumentado de menos de una tonelada en 1966 a 8,8 millones de toneladas en 20035

El consumo de Jarabe de maíz de alta fructosa ha aumentado en mucho más de 1000% en los últimos 60 años, de menos de 1 tonelada a más de 8 millones de toneladas

Dpto Agricultura de Estados Unidos

Es posible que este notable aumento en el consumo de fructosa haya provocado un aumento de la malabsorción e intolerancia a fructosa6

Y aunque no hay datos exhaustivos de Europa, el consumo de procesados y productos dietéticos también ha aumentado excesivamente en las últimas décadas. ​

Síntomas de Intolerancia a fructosa

Los síntomas aparecen a consecuencia de la fructosa que no pudo absorberse en el intestino delgado y llega al colon.

Cuando esta fructosa llega alegremente ahí, las bacterias de la microbiota intestinal de tu intestino grueso la esperan con los brazos abiertos.

“Llega la merienda”

Y empiezan a fermentarla, lo cual produce gases de hidrógeno y/o metano, y a su vez estos gases causan distensión del colon y del abdomen.

Esto puede llevar también a dolor abdominal, náuseas e incluso vómitos a veces.

Por otro lado, la gran cantidad de fructosa no absorbida y que llega al colon, aparte de ser fermentada, representa una carga osmótica.

Es decir, que al estar más concentrada en la luz intestinal del colon, arrastra agua del interior del cuerpo hacia el colon.

Y ya sabes que si hay exceso de agua en el colon que no puedes absorber, eso lo echas como diarrea.

Ahí tienes los síntomas de intolerancia a fructosa: gases, hinchazón, dolor abdominal, diarreas, náuseas o vómitos.

img-7

Hay que tener en cuenta que la intensidad de los síntomas dependen de la persona y de la cantidad de fructosa que hayas ingerido.

Algunas personas pueden tolerar mucha más fructosa que otras.

Todos estos síntomas ¿son específicos, y por sólo tenerlos podemos estar seguros de tener malabsorción e intolerancia a fructosa? 

Pues no, porque estos síntomas son comunes a varios tipos de intolerancias y enfermedades digestivas, tales como la intolerancia a la lactosa, intolerancia al sorbitol, Sobrecrecimiento bacteriano, Colon Irritable y varias otras condiciones más.

Para estar segura/o de si la tienes, deberías hacerte un Test de Aliento de Intolerancia a fructosa o como alternativa una curva de glucemia tras administración de fructosa, aunque este último requiere pinchazos para sacar sangre.

Unas líneas más abajo te explico en detalle lo de la prueba para malabsorción de fructosa.

¿Qué causa la intolerancia a la fructosa?

En realidad, no hay una causa única, y como verás más adelante, hay varios tipos.

En los niños se puede dar esta intolerancia por una inmadurez del tubo digestivo, con lo que se produce una menor expresión del transportador de fructosa (GLUT5) que está en la membrana de las células intestinales.

La intolerancia a fructosa, en niños y en adultos, suele ser secundaria a otra enfermedad aún no diagnosticada, o incluso ya conocida pero no tratada adecuadamente.

Algunas de estas condiciones son:

  • La enfermedad celíaca
  • El sobrecrecimiento bacteriano (SIBO)
  • La insuficiencia pancreática
  • La malabsorción de ácidos biliares
  • La infección por Helicobacter Pylori
  • Parasitosis intestinal
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (tipo enfermedad de Crohn o Colitis ulcerosa)
  • Enfermedad de Whipple
  • Resecciones intestinales (extirpación de algún segmento del intestino delgado), etcétera. 

En la mayoría de las enfermedades o condiciones digestivas previas, la malabsorción de fructosa es provocada por disminución de la superficie intestinal con capacidad de absorber la fructosa.

Ya sea porque buena parte de la mucosa del intestino está inflamada o porque se ha extirpado un trozo del intestino delgado.

Adicionalmente, y más como curiosidad, hay algunas evidencias que relacionan la malabsorción de la fructosa con los trastornos del estado de ánimo y la depresión.

Un estudio mostró que la malabsorción de fructosa se asoció con niveles más bajos de triptófano, que juega un papel importante en el desarrollo de trastornos depresivos7 

Tipos de Intolerancia a la Fructosa

Antes de contarte los tipos que hay quizá te preguntes ¿es lo mismo intolerancia que malabsorción a la fructosa?

Aunque muchas veces se usan como sinónimos, desde el punto de vista médico no son lo mismo.

La malabsorción se produce cuando (como su nombre lo dice) tu intestino no absorbe adecuadamente la fructosa, en las cantidades que normalmente pueden hacerlo la mayoría de personas.

Esto se puede demostrar con varias pruebas, como por ejemplo el Test de Aliento de Intolerancia a fructosa, del que hablamos luego.

Pero eso no siempre da síntomas.

Hablamos de intolerancia a fructosa cuando esa malabsorción causa síntomas, por eso el nombre de “intolerancia” 

Dicho esto, en la práctica se reconocen sobre todo 2 tipos de Intolerancia a fructosa, y ambas cursan con malabsorción:

  1. La intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF), también conocida como fructosemia.
  2. La intolerancia a la fructosa de los adultos, aunque también se puede dar en niños, llamada también malabsorción a la fructosa.

Qué es la Intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF) o Fructosemia

Es completamente diferente a la malabsorción de fructosa de los adultos, ya que no se produce por una malabsorción de ésta sino por una incapacidad del hígado para metabolizarla.

En este caso, la fructosa es absorbida por las células intestinales normalmente, pero el organismo es incapaz de metabolizarla correctamente ya que carece de una enzima del hígado llamada fructosa-1-fosfato-aldolasa (aldolasa B)

Esta deficiencia genera que se acumule un producto intermedio de la degradación de la fructosa que es tóxico para el organismo.

La IHF se hereda como un rasgo autosómico recesivo.

Esto significa que se podría heredar la afección sólo si ambos padres son portadores de esta desviación genética, es decir con una probabilidad del 25%

Las mutaciones genéticas A149P, A174D y N334K son las más comunes en Europa, y son las responsables de aproximadamente el 85% de todos los casos de Intolerancia hereditaria a la fructosa8 

Los síntomas aparecen generalmente cuando el lactante empieza a consumir azúcar común, fructosa o sorbitol, presentes en las frutas y verduras en las papillas.

Lo característico de esta enfermedad es el desarrollo de hipoglucemias graves y generalmente muy sintomáticas, con dolor abdominal, calambres, irritabilidad, somnolencia, vómitos, falta de apetito y poca ganancia de peso.

Con todos estos síntomas bastante acusados, es frecuente que se busque la ayuda del pediatra.

Entonces la IHF es una situación que se mantiene de por vida y que se diagnostica, generalmente, a una edad temprana mediante test bioquímicos y test genéticos.

Aunque a veces el diagnóstico se retrasa porque el niño genera aversión a los dulces y desarrolla pocos síntomas.

Si con el tiempo no se adopta una dieta estricta sin fructosa, se puede desarrollar ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas) y finalmente una enfermedad del hígado y riñón graves.

Lo malo es que no se puede tratar con fármacos, y el tratamiento consiste básicamente en eliminar la fructosa de la dieta.

Curiosidad

Un tercer tipo de alteración en el metabolismo de la fructosa es la fructosuria benigna o esencial, que es aún más rara (1 de cada 120000 nacimientos). Esta se produce por déficit de una enzima del hígado que actúa en la metabolización de la fructosa.

En estas personas la fructosa se mantiene muy elevada en la sangre hasta que se elimina finalmente por la orina, donde alcanza grandes concentraciones. Afortunadamente es asintomática y no produce hipoglucemias ni daño del hígado o los riñones, por lo que no suele precisar dieta estricta como la IHF

¿Cómo saber si tengo intolerancia a la fructosa?

Seguro te preguntas cómo se diagnóstica la intolerancia a la fructosa

Hay 2 tipos de pruebas: el Test de Aliento y la Curva de glicemia tras ingesta de fructosa.

La más barata, cómoda y sin pinchazos de jeringas en la piel es la primera.

Prueba de Intolerancia a fructosa con Test de aliento

Este test lo que hace es medir las concentraciones de hidrógeno, metano y dióxido de carbono en el aire espirado, tras beber una cantidad específica de fructosa (unos 25 gramos).

Al pasar la fructosa por el intestino delgado, si no se absorbe adecuadamente, llega al colon.

En el colon la microbiota normalmente presente fermenta la fructosa y a partir de ella genera hidrógeno y/o metano.

intolerancia a fructosa

A continuación estos gases van a ser absorbidos, transportados por la sangre y eliminados a través de las vías respiratorias junto al dióxido de carbono.

Al analizar luego el aire espirado de los tubitos que recolectas cada 25 a 30 minutos, si hay cantidades elevadas de hidrógeno o metano por encima de ciertos niveles establecidos, se considera que la prueba es diagnóstica de malabsorción de fructosa.

Y si durante el Test tienes síntomas compatibles como distensión o malestar abdominal y/o diarreas, se confirma el diagnóstico de Intolerancia a fructosa.

La prueba de curva de glucemia tras la administración de fructosa también puede ser útil, pero es menos específica, más cara y molesta para la persona pues requiere muestra de sangre antes de beber la fructosa y cada media hora durante las siguientes 2 a 3 horas.

¿Cuánto dura la prueba de intolerancia a la fructosa?

En ambos casos (test de aliento o curva de glicemia) debería durar de 2 a 3 horas; por lo menos 2 horas ¿Por qué?

Simplemente porque a partir de los 90-100 minutos es cuando el sustrato empieza a pasar al colon.

Es ahí donde se encuentra el 99% de las bacterias intestinales, con lo cual si llega fructosa a dicho tramo del intestino, podría ser fermentado por las bacterias y producir los síntomas característicos.

Con lo cual, tendremos no sólo el diagnóstico de malabsorción, sino también el de intolerancia a fructosa.

¿Que no comer antes de la prueba de la fructosa?

Durante el día previo al inicio de la prueba no deberías ingerir comidas de difícil digestión: legumbres, integrales, pasteles, col o brócoli.

Y por supuesto tampoco frutas o verduras.

Lo ideal es una dieta baja en FODMAPs, es decir sólo comer sólo los alimentos que tienes debajo en las 24 horas previas.

Durante esta preparación, deberías también dejar de tomar todos los medicamentos no esenciales, como suplementos y probióticos.

Esto incluye medicamentos sin prescripción para el dolor, medicamentos para la alergia y antiácidos.

Alimentos Permitidos en la Dieta de Preparación

img-11
img-13

Aparte de eso, hay algunas otras cosas que debes tener en cuenta antes de la prueba:

  • No haber consumido ningún antibiótico, o haberte hecho una colonoscopia con limpieza intestinal previa los 30 días previos a la prueba
  • No lavarse los dientes, fumar, pintarse los labios, beber agua ni consumir alimentos durante las 12 horas previas a la realización de la prueba.
  • No hacer ejercicio físico al menos durante los 30 minutos previos a la realización del test de aliento
  • En caso de estar padeciendo diarrea es mejor posponer la realización de la prueba o consultarlo con tu médico.
  • No consumir chicle, comer, beber ni fumar y permanecer en reposo durante todo el proceso de la toma de muestras del aire espirado

¿Cuánto cuesta hacer el test de intolerancia alimentaria a la fructosa?

Eso varía mucho y dependerá de tu país, pero aquí en España por lo general cuesta menos de 100 euros

Si quieres hacerte la prueba y vives en España, Península o Canarias, tenemos un convenio con Laboratorios Calderón a un precio especial con el envío incluido.

Se te envía el Kit del Test de Aliento a casa, lo haces en la comodidad de tu hogar siguiendo las instrucciones simples adjuntas, y luego llamas para que te recojan el Kit.

Y en 2 a 3 días tendrás los resultados por correo electrónico.

Reservar el Test de Aliento para malabsorción de fructosa

Conclusiones

En resumen, has aprendido que:

  • La fructosa se encuentra no sólo en la fruta, miel, azúcar de mesa y algunas verduras, sino también en muchos alimentos procesados formando parte del Jarabe de maíz de alta fructosa (HFCS)
  • Que su consumo, sobre todo a  través de los procesados ha aumentado muchísimo en las últimas décadas.
  • Qué puede causar la Intolerancia a fructosa y los tipos que hay
  • Que la intolerancia a fructosa es relativamente frecuente, se estima que la tienen una de cada 3 a 4 personas, y muchas de ellas tienen diagnóstico de Colon Irritable o simplemente ni lo saben
  • Cómo se diagnostica fácilmente con el test de aliento para malabsorción de fructosa, y lo que debes comer (y no comer) y tener en cuenta los días previos

Si tras prepararte ese delicioso smoothie tu intestino empieza a rugir y sonar como que se atasca, no significa que no sea saludable.

Significa que quizá no absorbas bien la fructosa y que hay que verificarlo con una prueba específica para ello.

Pero si sale positivo, ¿no volverás a tomar más smoothies?

Claro que sí, es cosa de ver las frutas más adecuadas.

Todo depende del contenido de fructosa y glucosa que tengan las frutas o verduras, y también de su contenido en sorbitol.

Todo eso lo hablaremos en el próximo artículo sobre Cómo combatir la intolerancia a la fructosa, que cuando esté listo te dejaré el enlace por aquí o te avisaré por email si estás en mi lista de suscriptores.

En dicho artículo responderemos preguntas como…

  • ¿Cuáles son los alimentos que contienen fructosa y qué alimentos contienen más fructosa?
  • ¿Qué alimentos no pueden comer los intolerantes a la fructosa?
  • ¿Qué pueden comer los intolerantes a la fructosa?
  • ¿Cómo digerir mejor la fructosa?

Y tú, ¿crees que puedas tener intolerancia a fructosa? Cuéntamelo en los comentarios

Bibliografía

  1. Douard V, Ferraris RP. Regulation of the fructose transporter GLUT5 in health and disease. Am J Physiol Endocrinol Metab 2008; 295: 227-37.
  2. Hungin AP, Chang L, Locke GR, Dennis EH, Barghout V. Irritable bowel syndrome in the United States: prevalence, symptom patterns and impact. Aliment Pharmacol Ther. 2005;21:1365–75. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18223504/
  3. Young K Choi 1, Nancy Kraft, Bridget Zimmerman, Michelle Jackson, Satish S C Rao. Fructose intolerance in IBS and utility of fructose-restricted diet. J Clin Gastroenterol
  4. . 2008 Mar;42(3):233-8. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18223504/
  5. Bray GA, Nielsen SJ, Popkin BM. Consumption of high-fructose corn syrup in beverages may play a role in the epidemic of obesity. Am Clin Nutr. 2004;79:537–43. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15051594/
  6. Economic Research Service, USDA. Table 49–US total estimated deliveries of caloric sweeteners for domestic food and beverage use, by calendar year. 2003
  7. M Ledochowski 1, B Widner, C Murr, B Sperner-Unterweger, D Fuchs. Fructose malabsorption is associated with decreased plasma tryptophan. Scand J Gastroenterol. 2001 Apr;36(4):367-71
  8. Amée M Buziau, et al. Recent advances in the pathogenesis of hereditary fructose intolerance: implications for its treatment and the understanding of fructose-induced non-alcoholic fatty liver disease. Cell Mol Life Sci. 2020 May;77(9):1709-1719.
YA CASI ESTÁS.... 50%

¿Dónde te envio el enlace de descarga? 

 

Tus Datos más protegidos que en una caja fuerte

Todo este rollo debajo es para que sepas que tus datos están seguros y seguimos el Reglamento General de Protección de Datos Europeo

Responsable » Luis Cueva Beteta (a tus pies)
Finalidad » enviarte el ebook, video u otra información o contenido solicitado, además del resto de regalos y mis consejos o promociones de problemas digestivos, nutrición y salud (así de sencillo)
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios »tus datos los guardará MailerLite, mi proveedor de email marketing, ubicado en la Unión Europea y que cumple con el nivel de seguridad que pide el RGPD, vamos que tus datos están más protegidos que La Casa Blanca
Derechos » por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento