Cuándo acudir al médico y en qué cosas quizá no te pueda ayudar tu médico tradicional

cuándo acudir al médico

¿Cuando acudir al Médico y a qué edad hacerse las primeras revisiones aunque no tengas síntomas?

Hoy quiero hablarte de este tema no muy agradable, pero importante para tu salud.

La mayoría de nosotros no quiere saber nada con los médicos, y yo soy el primero que lo evita. Pero es importante saber cuándo acudir al médico.

Hay veces en que ciertos síntomas o molestias pueden ser tan sutiles, que muchas personas piensan que pueden ser algo pasajero y sin importancia. Pero a veces se equivocan. Es en esos casos cuándo acudir al médico debe ser una prioridad, y no dejarlo para más adelante.

¿Y a qué síntomas o signos me refiero? En un momento mas te lo cuento.

Pero primero quiero hacerte una advertencia:

Aunque ante la aparición de alguna de estas molestias es recomendable que acudas al médico, no son los únicos motivos.

Sobre todo si eres mayor de 35 o 40 años.

A partir de esta edad, y aunque da pena decirlo, la máquina de nuestro cuerpo ya tiene un poco de desgaste y a veces (no siempre) empiezan a aparecer algunas enfermedades, por lo menos con mucha más frecuencia que cuando tienes 20 o 15 años.

Y algunas enfermedades como por ejemplo las del riñón, el órgano que se encarga de filtrar y expulsar buena parte de las toxinas de nuestro organismo, no dan ninguna molestia inicial y solo se descubren en una analítica en las fases tempranas.

O también por ejemplo las enfermedades del hígado. No es raro que vea en mi consulta pacientes completamente “sanos”, sin molestia alguna.  Por ejemplo algunos de ellos han sido derivados para estudio porque en una analítica de rutina se les encontró las transaminasas elevadas.

Qué son las transaminasas? Pues son enzimas del hígado, que ayudan en una serie de reacciones químicas pero son útiles en la analítica porque su elevación, refleja muchas veces algún grado de inflamación hepática. Y es por eso que se necesitan más estudios para determinar la causa de la inflamación.

Y tras hacerles más estudios y pruebas se encuentra que tienen una hepatitis B o C crónica. Estos tipos de hepatitis van inflamando crónicamente el hígado y predisponen a cirrosis o cáncer de hígado. Y actualmente hay tratamientos para frenar el avance o incluso curar estas infecciones.

Y al igual que en estos casos, hay muchas otras enfermedades que empiezan de forma silente, sin síntomas, y solo pueden ser detectadas precozmente por una evaluación médica, con exploración física y análisis de sangre.

Es por eso que a partir de los 35 o 40 años es recomendable acudir al médico para hacerte una analítica y evaluación médica periódicas (idealmente de forma anual), por si aparecieran signos o alteraciones que reflejen una enfermedad en fases tempranas y que sea susceptible de tratamiento.

En los adultos mayores de 35 años es básico realizar una revisión de los niveles de colesterol y glucosa, así como un hemograma, porque estos puede ayudar a determinar la presencia de alguna enfermedad maligna.

Y si encuentras tus niveles de colesterol en sangre elevados, una dieta para reducir el colesterol puede ayudarte a prevenir enfermedades cardiacas.

En la mujeres, ¿cuándo acudir al médico si no tienes molestia alguna?

Claro. Las mujeres que han llegado a los 40 años deberían visitar al ginecólogo periódicamente. A partir de esta edad se requiere una exploración mamaria anual, apoyada por una mamografía y, si en la familia de la paciente hay antecedentes de cáncer de mama , este examen debe iniciar desde los 30 años de edad. El papanicolaou (muestra del cuello uterino) es también un estudio indispensable para ellas.

Si quieres información más amplia de qué exploraciones de rutina se recomiendan a las mujeres a partir de los 40 años, visita el siguiente enlace:

==>  Mujeres – Cuándo Acudir al Médico a Partir de los 40 años

Y en los hombres, ¿cuándo visitar al médico si estás sano y sin síntomas?

Al cumplir los 40 años los varones deberían acudir al urólogo o al médico internista para empezar a realizarse revisiones regulares de próstata, que pueden incluir tacto rectal y una prueba de detección llamada antígeno prostático específico (PSA).

Si quieres más información sobre qué exploraciones de rutina se recomiendan a los hombres a partir de los 40 años, puedes leerlo en el siguiente artículo:

==> Hombres – Cuándo Visitar al Médico a Partir de los 40 años

Y si acudo pronto al médico, ¿Todas las enfermedades son prevenibles?

Buena pregunta. Aunque estas revisiones periódicas ayudan a diagnosticar precozmente muchas enfermedades que aún no han dado la cara ni dan molestia o síntoma alguno, NO son capaces de diagnosticar todas las enfermedades, o en todo caso, NO significa que todas estas enfermedades detectadas en estadíos precoces tengan algún tratamiento efectivo.

Eso es viéndolo desde el punto de vista pesimista.  Pero es la minoría de casos.

Por lo general la mayoría de enfermedades detectadas precozmente tienen algún tipo de tratamiento efectivo.

Por eso quiero hablarte sobre otra duda que le surge a mucha gente, y por lo cual me consultan con frecuencia.

Qué síntomas o signos pueden sugerir que tengas una enfermedad más seria y que deba ser evaluada por un médico?

Así como hay muchos sistemas y aparatos en nuestro organismo (aparato cardiovascular, digestivo, respiratorio, etcétera) hay muchos de estos síntomas y sería una lista casi interminable.

Pero para que te hagas una idea de estos síntomas y molestias, más adelante te doy una referencia a otro artículo donde te lo cuento.

Y hablando específicamente del aparato digestivo que es mi especialidad, hay muchas personas que tienen síntomas digestivos crónicos como digestiones pesadas, malestar en la boca del estómago al poco rato de comer, etcétera.

Y de repente aparece un nuevo síntoma que puede hacerte pensar que es parte de tus problemas digestivos crónicos, pero muchas veces este síntoma es un indicador temprano de alguna otra enfermedad más seria.

Mejor te lo explico con un ejemplo.

María tiene ardores en el centro del pecho y en la boca del estómago después de las comidas, desde hace años. También tiene cierta pesadez en la boca del estómago e hinchazón del vientre después de las comidas.

Estos síntomas a veces son más intensos y a veces más suaves, pero en general los tiene desde hace años, y empeoran con ciertas comidas.

De repente un día empieza a notar que tiene la orina del color del té cargado o como el coñac, mayor pesadez en la boca del estómago después de las comidas y empieza a perder peso, 2-3 kilos en un mes, sin que haya hecho ningún tipo de dieta.

María piensa que esto es parte de sus síntomas crónicos y espera a que se le pase. Pero después de 3 meses cuidándose con las comidas, tomando infusiones y tomando algunos medicamentos por cuenta propia, ve que los síntomas persisten y ha perdido otros 5 kilos más.

Decide acudir al médico, el cual no le encuentra nada relevante en la exploración física, pero solo por la historia que le cuenta la paciente sospecha otra cosa y le solicita una ecografía abdominal, que revela una masa en el páncreas.

Como habrás podido deducir, el color de la orina y la pérdida de peso son los 2 signos de alarma que pueden alertar de otra enfermedad más seria y por lo cual María deberÌa haber visitado al médico hace 3 meses.

Pero ojo, no tomes este ejemplo al pie de la letra, es decir:

El cambio en el color de la orina o la pérdida de peso no siempre son signos tempranos de cáncer de algún tipo; pueden ser signos tempranos de otra enfermedad más seria pero que es perfectamente tratable y tiene solución.

Y en este ejemplo no sólo el color de la orina o la pérdida de peso son los únicos signos que deben hacernos sospechar de algo más. El cambio en su patrón habitual de síntomas (mayor pesadez en la boca del estómago después de las comidas) es otro signo sospechoso.

Por supuesto, todas estas cosas deben ser valoradas en conjunto por un médico, el cual está formado para eso. No intentes sacar conclusiones por ti misma/o.

Lo que sí puedes hacer es estar atento a los signos o síntomas que pueden alertar de una nueva enfermedad.

Como los mencionados en este artículo de  Síntomas De Cáncer-Lo Que Tu Médico Te Preguntará Sin Alarmarte.

En qué cosas quizá no te pueda ayudar tu médico tradicional

Por otro lado, hay algo que me preocupa cada vez más últimamente.

Verás. La Medicina occidental tiene su enfoque occidental basado en diagnosticar la enfermedad, y para ello se sirve de una buena historia clínica al paciente, pedir pruebas complementarias y en base a ellas llegar a un diagnóstico y dar las recomendaciones de tratamiento.

La mayoría de veces estos tratamientos se centran en medicamentos. Y muchas veces vienen acompañados de las típicas recomendaciones tipo “evita la sal” en hipertensos o cirróticos o “evita los dulces” en diabéticos, o las populares y repetidas frases “baja de peso”, “haz ejercicio” o “come más sano”.

O la peor de todas: Puedes comer eso “con moderación”. Esa coletilla de moderación es super vaga, y cada uno puede interpretar de eso lo que le plazca.

Pero en general, esas recomendaciones de alimentación y estilo de vida se dan o pasan rapidito. Sin darle a la persona estrategias específicas para conseguir seguirlas o mejorar su nutrición y salud.

Y otra cosa es que las mismas recomendaciones de alimentación o estilo de vida no valen igual para todos.

Como menciono en este video, lo que es saludable para la mayoría no significa que sea saludable para tí.

Por eso, en mi consulta he variado un poco el enfoque y abordo los casos de mis pacientes de una forma más integral, centrándome en la persona y que lo ha llevado a desarrollar esa enfermedad o sus molestias específicas.

Es decir:

  1. Gracias a mi formación en medicina clásica occidental, primero me centro en descartar problemas graves que requieran tratamientos o soluciones inmediatas.
  2. Y luego trato de llegar a la raíz del problema, ya sea colon irritable, sobrecrecimiento bacteriano, intolerancias alimentarias u otras enfermedades digestivas, teniendo en cuenta su alimentación, estilo de vida y niveles de estrés.

Con todo esto planifico el tratamiento, ya sea con medicamentos tradicionales o naturales, y además les doy a mis pacientes un plan de acción de cambios que deberían hacer en su alimentación y estilo de vida para promover una mejoría de los síntomas duradera.

Este plan de acción de recomendaciones debe ser específico para cada uno, porque aunque seres humanos, todos tenemos carga genética, antecedentes y gustos diferentes.

Creo que esta forma de ayudar a las personas a mejorar sus problemas digestivos y de salud es mucho más integral y les dá mejores resultados a largo plazo.

Y gracias a mi Certificación Nutricional por Precision Nutrition y mi pasión por la nutrición y hábitos saludables (como puedes leer en esta página Sobre Mí), llevo aplicándolo desde hace un tiempo con excelentes resultados.

Y con esto no quiero decir que las recomendaciones de tu médico tradicional no valgan para nada. Muchos de ellos (cada vez más) son conscientes de la importancia de la nutrición y el estilo de vida.

Pero quizá estás de acuerdo conmigo en que muchos de ellos aún no lo integran en su consulta médica.

Y tú, ¿Y hay cosas sobre tu nutrición o estilo de vida que hayas extrañado cuando has acudido al médico, y en las que no te ha ayudado o aportado mayor información o recomendaciones?

¿Sueles tener alguna molestia crónica que en las últimas semanas ha cambiado de características, o quizá ha cambiado de intensidad?

Cuéntalo en los comentarios para que otras personas sepan la importancia de cuándo acudir al médico y las cosas que más preocupan a la mayoría sobre su nutrición y hábitos saludables.

2 thoughts on “Cuándo acudir al médico y en qué cosas quizá no te pueda ayudar tu médico tradicional”

  1. Fui diagnositicada con Cáncer de mama en 2009, e hice quimio y radio, pero mis médicos nunca me dijeron el daño que el azúcar causaba a mi cuerpo, no me dijeron que evitara los azúcares refinados, y cuando estaba internada en el hospital por una baja de defensas me daban madalenas para desayunar, que no podía ni si quiera tragar por las lesiones en la garganta que causó la quimio.
    Agradezco a mis médicos que hallan hecho lo mejor que sabían, pero creo que podría haberlo pasado mucho mejor si en ese tiempo huviera sabido lo que hoy sé de la importancia de la nutrisión en la salud general y el tratamientod e enfermedades.

    • Que pena por todo lo que pasaste Daniela. Es cierto, hace unos años en la medicina occidental tradicional había menos conciencia del papel del nutrición en la salud, que a mí me parece fundamental y prioritario. Por suerte, cada vez hay más conciencia al respecto. Le he echado una mirada a tu blog, está muy bien, y en un par de días te respondo el email que estoy de vacaciones. Un abrazo Daniela.

Comments are closed.

YA CASI ESTÁS.... 50%

¿Dónde te envio el enlace de descarga? 

 

Tus Datos más protegidos que en una caja fuerte

Todo este rollo debajo es para que sepas que tus datos están seguros y seguimos el Reglamento General de Protección de Datos Europeo

Responsable » Luis Cueva Beteta (a tus pies)
Finalidad » enviarte el ebook, video u otra información o contenido solicitado, además del resto de regalos y mis consejos o promociones de problemas digestivos, nutrición y salud (así de sencillo)
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios »tus datos los guardará MailerLite, mi proveedor de email marketing, ubicado en la Unión Europea y que cumple con el nivel de seguridad que pide el RGPD, vamos que tus datos están más protegidos que La Casa Blanca
Derechos » por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento