¿Qué es el Síndrome del Intestino Permeable?

Que es el síndrome del Intestino Permeable

Si para responder a la pregunta qué es el Síndrome del Intestino Permeable (o Intestino Permeable para los amigos) esperas que te diga que es que el intestino es como un colador donde pones a escurrir la pasta apenas cocida, quizá te voy a decepcionar.

Ay qué antojo de spaghetti me ha entrado, con su quesito parmesano y un poquito de orégano espolvoreado…..mmmm

Que me desvío…

Si has entrado a otros resultados en Google buscando la palabra Intestino Permeable o Permeabilidad Intestinal o algo así, verás que la mayoría de sitios te hablan de algo así como el “Intestino agujereado”, que puede permitir la entrada de sustancias que no deberían al cuerpo y que puede dar multitud de problemas como alteraciones de la piel, síntomas digestivos, depresión, ansiedad, la crisis inmobiliaria o de la bolsa….bueno esto no pero es que le echan la culpa casi de todo.

A continuación te contaré, sin mucho término complejo, que es realmente el Síndrome de Intestino Permeable, que es como en realidad se le debería llamar.

Y te darás cuenta al final que sí, hay muchos síntomas y condiciones médicas que pueden ser causadas por esta hiperpermeabilidad intestinal.

Pero se está abusando del término y se le echa la culpa de demasiadas cosas sin tener claras prueba de ello.

Tal cual cuando castigamos al niño porque su hermana se chivó y dijo “Ha sido María, yo no hice nada….”. Y no tenemos la certeza de que sea cierto. Pero igual le castigamos. 

Así que si estás lista/o con tu plato de spaghetti (vaya, que no me lo quito de la cabeza!!), vamos allá.

¿Qué es el Síndrome del Intestino Permeable?

Primero para ponerte un poco al corriente de todo necesito que definamos algunas cosas.

Así que como dijo Jack el destripador, “vamos por partes”

La permeabilidad intestinal es esa capacidad o función que tiene tu intestino de permitir que se intercambien algunas sustancias y líquidos a través de su pared, para que los líquidos, nutrientes u otras sustancias puedan entrar (o salir) del cuerpo. 

Y la función de barrera intestinal es la capacidad que tiene la mucosa (esa “piel muy fina” que cubre el interior del intestino) y la mucosidad que está sobre ella (mmm…viscosa pero sabrosa, el Rey León, peliculón!!) de prevenir o facilitar ese intercambio de sustancias.

Como ves, en realidad son opuestas.

A mayor permeabilidad menos función de barrera intestinal, y viceversa.

Muchos emplean el término de barrera intestinal para referirse a otras funciones como barrera inmune, o barrera antibacteriana.

Estas pueden ser barreras, pero que no tienen exactamente que ver con la función de permeabilidad (o coladera, si quieres llamarlo así) del intestino.

Y los más acérrimos defensores del intestino permeable afirman que muchos síntomas y afecciones son causados por la reacción del sistema inmune a gérmenes, toxinas u otras sustancias que han pasado la barrera intestinal y han sido absorbidas a a la sangre a través de este intestino demasiado permeable.

Y aquí viene el primer problema.

Actualmente hay muchos estudios hechos y en curso, y todo apunta a que este Síndrome de Intestino Permeable es uno de los factores principales (o causa) de muchas condiciones médicas (1). 

Pero la realidad es que a día de hoy, aún no hay pruebas absolutas (evidencia científica irrefutable) que restableciendo la función de barrera intestinal se puedan disminuir los síntomas digestivos o de otras enfermedades.

No podemos culpar al Intestino Permeable de toooodas las molestias digestivas u otras condiciones médicas a las que no les encontramos explicación.

Pero “cuando el río suena….agua lleva”.

O sea que todo apunta a que sí, pero aún no hay evidencias médicas contundentes.

Para sospechar el Intestino permeable, puedes guiarte por los probables síntomas que te cuento más adelante o hacer este minitest de Intestino Permeable que te dirá qué tanta probabilidad tienes de padecerlo.

Pero el diagnóstico definitivo debe corroborarse con pruebas diagnósticas específicas para el Intestino Permeable.

Anatomía del intestino para entender la Permeabilidad Intestinal

Como te dije, el interior del intestino está revestido por esa capa de células que forman la mucosa y la mucosidad que está encima, y juntos constituyen la barrera intestinal.

La barrera intestinal – el agente de seguridad de la discoteca

Esta barrera es efectiva para absorber nutrientes, pero evita que la mayoría de las moléculas y gérmenes grandes pasen a través de la pared intestinal.

Porque inmediatamente debajo de la pared intestinal, hay una densa capa de células inmunes.

De esas que deciden quienes son “agentes extraños” para el cuerpo y quienes no.

Y en teoría, si se sobreexponen a sustancias no dañinas ni tóxicas (por ejemplo algunos nutrientes de tamaño grande que pueden atravesar la barrera intestinal por esta situación de “coladera” propia del intestino permeable), pueden decidir que son perjudiciales y armar la estrategia para protegerte.

Eso quiere decir producir sustancias (citoquinas) o soldados de defensa (anticuerpos).

Todo esto puede desencadenar el inicio de alguna enfermedad autoinmune.

O sea que la barrera intestinal es el que controla quien entra y quién no a la fiesta.

Una de las partes más importantes de la barrera intestinal es el moco.

Ahí quedan “atrapadas” muchas bacterias, y en su interior hay sustancias diversas con propiedades antibacterianas e inmunes que neutralizan a los agentes extraños.

Como una capa de gelatina en la que se posan moscas y quedan atrapadas.

Y hay varios ejemplos en la literatura médica de que algunas bacterias o probióticos pueden reforzar esta función de barrera intestinal, como por ejemplo estudios de Bifidobacterias en ratones (2), Saccharomyces boulardii (3) y E. coli (4,5).

Y otra cosa importante a tener en cuenta, es que hay 2 vías por las que la mucosa del intestino absorbe o hace el intercambio de sustancias:

La primera es a través de la punta de las células intestinales (llamadas enterocitos), lo que se conoce como las vellosidades intestinales, como puedes ver debajo en lo que parece la cabeza de un Fido Dido.

síndrome del intestino permeable enterocito
Modificado de wikipedia 1 y 2, con licencia Creative Commons

La segunda vía es a través de las paredes que están entre los enterocitos.

Estas células no están pegadas totalmente cuál suela de zapato, sino que están unidas en varios puntos o zonas de sellado, que se pueden abrir para dejar pasar una mayor o menor cantidad de sustancias.

Estos 3 tipos de uniones desde la parte más externa del enterocito (hacia la luz del intestino) hacia la base, son: uniones estrechas (tight junctions), uniones de anclaje (adherens junction) y uniones comunicantes (desmosomas).

Vaya nombrecitos que les han puesto y se han quedado a gusto!

Se dice que hay un Intestino Permeable cuando hay un exceso de paso de sustancias a través de esta segunda vía, entre las paredes de los enterocitos.

Porque cuando hay lesiones de las células intestinales, como consecuencia de por ejemplo úlceras o enfermedades inflamatorias como la enfermedad de Crohn, esto puede aumentar principalmente el pasaje de sustancias a través de las células (aunque también se ha visto recientemente que puede aumentar la permeabilidad intestinal).

Además, se ha visto que el tipo de microbiota intestinal influye en la función de barrera.

Y viceversa, elementos de esta barrera intestinal también influyen en la microbiota (6).

Y para complicarlo más, se ha comprobado que algunos agentes emulsificantes como las sales biliares e incluso otros aditivos alimentarios pueden aumentar la permeabilidad intestinal. 

Es por esto último que muchos de los consejos para prevenir o tratar el intestino permeable se basan en evitar alimentos procesados con aditivos.

Y de todo esto hablaremos en un artículo sobre el tratamiento y dieta para prevenir el Intestino permeable que publicaré en unas semanas.

Causas del Intestino Permeable

En algunas circunstancias la barrera intestinal puede volverse menos efectiva y “permeable”, aunque esto en sí mismo generalmente no se considera suficiente para causar problemas graves.

El alcohol, la aspirina y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno son irritantes bien conocidos del epitelio intestinal.

Pueden dañar estas zonas de sellado o uniones que están entre las paredes de las mismas, permitiendo que algunas sustancias pasen a través de esos huecos hacia la sangre, como una coladera.

Pero es verdad que estos irritantes generalmente no causan nada más que una leve inflamación de un área particular del intestino.

Esto generalmente no causará síntomas obvios y mejorará con el tiempo si deja de tomar el medicamento o deja de beber alcohol. Y en el peor de los casos, la inflamación puede ser lo suficientemente grave como para ocasionar úlceras ocasionalmente en la capa de células intestinales.

Aquí tienes un listado de condiciones médicas que pueden causar daño en estas zonas de sellado o uniones entre las paredes de las células intestinales:

  • Enfermedades inflamatorias del intestino, como la enfermedad de Crohn
  • Infecciones del intestino, como salmonella, norovirus y giardiasis
  • Sobrecrecimiento bacteriano
  • Candidiasis Intestinal
  • Enfermedad celíaca
  • Medicamentos de quimioterapia para el cáncer
  • Enfermedad renal crónica
  • Radioterapia al abdomen (la tripita)
  • Inmunosupresores (medicamentos que debilitan el sistema inmunitario)
  • VIH / SIDA
  • Fibrosis quística
  • Diabetes tipo 1
  • Septicemia (infección generalizada) 
  • Cirugía complicada

En general, incluso en la mayoría de estas situaciones no es necesario un tratamiento específico para el intestino permeable, sino tratar la condición o enfermedad de base.

Sin embargo, en ciertas circunstancias, a las personas con enfermedad de Crohn por ejemplo, les puede venir bien una dieta líquida para reducir la inflamación intestinal, que también mejora el intestino permeable.

9 Signos de que podrías tener un Síndrome del Intestino Permeable

A continuación te voy a mencionar 9 de los signos o síntomas que más frecuentemente se presentan en el Intestino Permeable.

Pero vamos, hay que ser realistas. Muchos de ellos podrían ser debidos a otras causas.

Porque aunque un cáncer de pulmón muchas veces te da tos, no toda tos es por un cáncer de pulmón. La tos puede ser también por asma o una simple infección respiratoria, como por ejemplo tras una gripe.

Si fuera todo tan simple, se colgarian listados de signos o síntomas en internet, correlacionados con cada enfermedad, y listo.

Todos los médicos a la calle, no se necesitan.

Ay que me desvío y voy por las ramas.

Pero bueno, si tienes la mayoría de los siguientes 9 signos o síntomas, más posibilidades de tener un síndrome del Intestino Permeable.

  1. Problemas digestivos como gases, hinchazón, diarrea o Síndrome de intestino irritable (Colon Irritable)
  2. Alergias alimentarias o intolerancias alimentarias
  3. Niebla mental, dificultad para concentrarse o TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) 
  4. Desequilibrios del estado de ánimo como la depresión y la ansiedad.
  5. Problemas de la piel como el acné, la rosácea o el eccema
  6. Alergias estacionales o asma
  7. Desequilibrios hormonales como períodos irregulares, síndrome premenstrual o síndrome de ovario poliquístico
  8. Diagnóstico de una enfermedad autoinmune como la artritis reumatoide, tiroiditis de Hashimoto, lupus, psoriasis o enfermedad celíaca
  9. Diagnóstico de fatiga crónica o fibromialgia

Aunque no hay un cuestionario específico validado científicamente, si hay algunos de estos signos o síntomas que pueden tener más peso que otras a la hora de sospechar una hiperpermeabilidad intestinal.

Todo eso lo tenemos en cuenta en este Minitest Gratis de Intestino Permeable, que te dirá si tienes alta probabilidad de padecerlo.

Y si la sospecha es alta, lo más recomendable es valorar realizarse alguna de las pruebas recomendadas para el diagnóstico del Intestino permeable.

¿Realmente existe el Síndrome del Intestino Permeable?

Ahora para terminar, vamos a la parte más filosófica y de controversia.

Actualmente se habla mucho más del Intestino permeable.

Y esto puede ser por varias razones.

1- Hay gran frustración entre los pacientes (y también entre los médicos), debido a la percibida falta de avances en los tratamientos de síntomas digestivos crónicos como dolor, hinchazón o diarreas. Y un Intestino permeable explica perfectamente estos síntomas.

2- La literatura científica cada vez publica más el término “disbiosis” y lo correlaciona con diversas condiciones, desde la obesidad hasta el autismo, a pesar de la evidencia de que esta disbiosis (7) no necesariamente produce cambios metabólicos o alteraciones en la función de barrera intestinal (8).

3- Se utilizan diversos métodos para medir las alteraciones en la función de la barrera intestinal humana en trastornos como el colon irritable, Sobrecrecimiento bacteriano o la alergias alimentarias. Pero no existe un estándar de oro actual de las pruebas que miden la función de barrera intestinal; los diversos métodos disponibles en realidad miden puntos finales muy diferentes y su importancia clínica y relevancia no están claras.

4- Toda esta explicación de la permeabilidad intestinal aumentada a consecuencia de esta “coladera” en la barrera intestinal, con los espacios entre las células intestinales que dejan pasar sustancias de mayor tamaño está muy bien y es muy atractiva.

Y se ha relacionado con muchas condiciones como intolerancias alimentarias, fibromialgia o síndrome de fatiga crónica. El problema es que no se ha podido correlacionar aún con exactitud (con estudios) si esta hiperpermeabilidad intestinal (y el consecuente intestino permeable) es la principal causa de estas condiciones, o más bien una consecuencia del mismo (6).

Es como por ejemplo cuando llegas a la calle de tu casa y encuentras muchos policías, y escuchas que ha habido un robo en un apartamento. Casi siempre hay policías después de un robo, pero eso no significa que ellos han realizado el robo.

Estás viendo sólo la mitad de la película. Los policías aparecen (casi siempre, o deberían) después de que los ladrones hayan efectuado el robo.

Pero si tú sólo ves a los policías -el intestino permeable-, no puedes asumir que ellos realizaron el robo -la condición médica tipo intolerancia, fibromialgia, etc-.

Tienes que demostrar que corrigiendo el intestino permeable, se arreglen esas condiciones médicas.

Y esa es situación en la cual estamos actualmente.

Que no hay suficiente evidencia para demostrar que la corrección del Intestino permeable soluciones todos estos problemas.

De todas maneras como te digo, creo es cosa de tiempo que se demuestre.

Y “cuando el río suena, es porque piedras trae” 

Argumentos a favor de que existe el Síndrome del Intestino Permeable

El concepto de que existe el Intestino permeable en enfermedades no digestivas está respaldado por varias evidencias.

Algunas razones a favor de que el Intestino permeable es una condición real son (9):

  • La evidencia de que la barrera intestinal puede no funcionar bien en condiciones asociadas al estrés y la respuesta de esa barrera alterada a algunas intervenciones no farmacológicas.
  • Las asociaciones de algunas condiciones médicas con el aumento de la permeabilidad intestinal y la microbiota intestinal, y 
  • Las alteraciones en la permeabilidad intestinal como resultado de tratamientos intestinales específicos en diversas condiciones, incluyendo a personas sanas o grupos diversos de niños en países de África central.

Pero también hay varios argumentos en contra.

Y es que hay que tener varias consideraciones y precauciones a la hora de decir que el Intestino permeable y la alteración de la barrera intestinal son las causas de los signos o síntomas que hemos mencionado antes:

  • Primero, que la permeabilidad intestinal alterada puede ser un epifenómeno (6). Como si sales a caminar y te cae un chorreón de agua de un apartamento que se le cayó a una señora que regaba sus macetas y te deja empapado. Y aparte hay una lluvia ligera.
  • Llegas empapado a casa. ¿Es por la lluvia? Probablemente contribuyó, pero sobre todo estas como pollo mojado por la gracia de esa señora. 
  • Aunque de hecho algunos alérgenos en los alimentos, el estrés o la actividad física pueden alterar la permeabilidad intestinal, no está muy claro cómo esto puede llevar a consecuencias clínicas, es decir a síntomas o condiciones médicas.
  • En animales de experimentación con la barrera intestinal alterada (por alteraciones genéticas), se ha visto que por sí sola esta hiperpermeabilidad intestinal no conlleva a signos o síntomas de un Intestino permeable.

Conclusiones del Síndrome del Intestino Permeable

Aunque no muchos médicos hablan de la permeabilidad intestinal aumentada o el Intestino Permeable en sus consultas, cada vez se oye hablar más de él, sobre todo en la Medicina Integrativa y Funcional.

La controversia está ahí.

Sobre todo en el aspecto de si el Intestino Permeable puede causar el desarrollo de enfermedades no digestivas.

Sin embargo, siempre es una buena idea basar tu alimentación en una dieta nutritiva, con pocos procesados, y que incluya alimentos que ayuden a evitar la inflamación, tal como aconsejamos en la primera Etapa de la Membresía de  Problemas Digestivos.

Estas medidas iniciales, al menos en teoría, pueden ayudar a reparar el epitelio y la barrera intestinal, y con ello conseguir un mejor equilibrio en la microbiota intestinal.

Al igual que muchos otros médicos, he visto de primera mano como algunas medidas de tratamiento con la alimentación, cambios de hábitos y otros suplementos puede mejorar claramente los síntomas del Intestino Permeable.

Y al ser medidas inofensivas y siempre alineadas con un estilo de vida saludable, vale la pena intentarlas.

Sobre todo si tienes altas sospechas de padecer de Intestino Permeable, haciendo este Minitest.

En otro artículo hablaremos más en detalle del tratamiento del Intestino Permeable, y lo enlazaré en este artículo.

Bibliografía

  1. Bischoff SC, Barbara G, Buurman W, et al. Intestinal permeability – a new target for disease prevention and therapy. BMC Gastroenterol 2014;14:189.
  2. Bergmann KR, Liu SXL, Tian R, et al. Bifidobacteria stabilize claudins at tight junctions and prevent intestinal barrier dysfunction in mouse necrotizing enterocolitis. Am J Pathol 2013;182:1595–606.
  3. Terciolo C, Dapoigny M, Andre F. Beneficial effects of Saccharomyces boulardii CNCM I-745 on clinical disorders associated with intestinal barrier disruption. Clin Exp Gastroenterol 2019;12:67–82.
  4. Kamada N, Chen GY, Inohara N, et al. Control of pathogens and pathobionts by the gut microbiota. Nat Immunol 2013;14:685–90.
  5. Ukena SN, Singh A, Dringenberg U, et al. Probiotic Escherichia coli Nissle 1917 inhibits leaky gut by enhancing mucosal integrity. PLoS One 2007;2:e1308.
  6. Quigley EMM. Leaky gut – concept or clinical entity? Curr Opin Gastroenterol 2016;32:74–9.
  7. Camilleri M, Vakil N. Microbiome: In search of mechanistic information and relevance. Am J Gastroenterol. submitted.
  8. Maruvada P, Leone V, Kaplan LM, et al. The human microbiome and obesity: moving beyond associations. Cell Host Microbe 2017;22:589–99.
  9. Leaky gut: mechanisms, measurement and clinical implications in humans. Camilleri M. Gut. 2019 Aug;68(8):1516-1526. doi: 10.1136/gutjnl-2019-318427. Epub 2019 May 10.

2 thoughts on “¿Qué es el Síndrome del Intestino Permeable?”

  1. Hola Dr. Muy interesante su artículo.
    Lo felicito. El contenido del mismo muy claro, fácil de entender. La terminología no es totalmente nueva para mi así que me ha sido bastante atractivo leerlo.
    Me leeré el resto de artículos.
    Un saludo.

Comments are closed.

YA CASI ESTÁS.... 50%

¿Dónde te envio el enlace de descarga? 

 

Tus Datos más protegidos que en una caja fuerte

Todo este rollo debajo es para que sepas que tus datos están seguros y seguimos el Reglamento General de Protección de Datos Europeo

Responsable » Luis Cueva Beteta (a tus pies)
Finalidad » enviarte el ebook, video u otra información o contenido solicitado, además del resto de regalos y mis consejos o promociones de problemas digestivos, nutrición y salud (así de sencillo)
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios »tus datos los guardará MailerLite, mi proveedor de email marketing, ubicado en la Unión Europea y que cumple con el nivel de seguridad que pide el RGPD, vamos que tus datos están más protegidos que La Casa Blanca
Derechos » por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento